Los últimos movimientos de las empresas implicadas en el desarrollo y comercialización de coches autónomos marcan el camino que van a seguir otras, que no quieren quedarse atrás en este suculento negocio que va a significar el cambio del modelo de movilidad.

Este es un sector económico que está atrayendo una enorme atención por parte de los inversores, que solo en este mes (febrero de 2019) han puesto sobre la mesa 1.600 millones de dólares para desarrollar coches y camiones autónomos.

Waymo (Google) ha hecho un pedido [1]de 62.000 Chrysler Pacifica para poner en marcha su flota de taxis autónomos en varias ciudades de EE.UU.

Uber va a comprar 24.000 Volvo XC90 [2]entre 2019 y 2021 para crear una flota de taxis autónomos.

Mercedes está lanzando un servicio en pruebas en Silicon Valley [3]y también en China[4].

Toyota tiene planes para mostrar su tecnología de conducción autónoma en los Juegos Olímpicos de 2020[5]

Ford ha ampliado a Washington (tras Detroit, Pittsburgh y Miami) sus pruebas con vehículos autónomos[6]

En China ya hay 32 empresas haciendo pruebas en 14 ciudades[7] y el buscador Baidu (el Goolge chino) también está desarrollando coches y autobuses eléctricos, estos últimos ya en producción en serie.

En Rusia, Yandex el Google ruso, está haciendo pruebas de sus vehículos autónomos[8], en las condiciones reales de un invierno ruso

La startup Aurora [9] ha conseguido cerrar una ronda de financiación de 530 millones de dólares para desarrollar una plataforma tecnológica que utilizarán fabricantes con los que mantiene acuerdos (Byton, Hyundai Motor Co y Volkswagen)

Otra startup, Nuro [10], ha captado una inversión de 940 millones de dólares de Softbank. Esta empresa está desarrollando un vehículo autónomo para el reparto de mercancías.

Vehículo de reparto Nuro

Consecuencias de la introducción de los vehículos eléctricos

Cuando se incremente la cantidad de vehículos autónomos en las carreteras, muchos de ellos eléctricos, se verán afectados sectores económicos que ahora viven de actividades relacionadas con los coches y todas las empresas que se desarrollan a su alrededor.

No sólo taxistas y camioneros verán desaparecer su medio de vida, sino que muchos otros negocios no relacionados con el transporte sentirán sus efectos. Algunos de estos efectos son evidentes, pero otros no lo son tanto.

Cambio del modelo de propiedad

Los vehículos autónomos tendrán un precio superior a los convencionales debido a la enorme inversión necesaria para su desarrollo y a toda la tecnología que llevan a bordo, por lo que serán propiedad de empresas que ofrecerán servicios de movilidad.

Esto hará que los desplazamientos se hagan contratando al vehículo más apropiado en cada caso:

  • Ir al trabajo: Vehículo de una plaza
  • Viaje con la familia: Vehículo de cinco plazas con maletero
  • Cargas voluminosas: Furgoneta o similar

Los concesionarios verán amenazado su modelo de ingresos

La mayoría de los concesionarios de las marcas de automóviles se financian gracias a las revisiones y reparaciones más que con las ventas de vehículos.

Como los vehículos serán en su mayoría eléctricos necesitarán mucho menos mantenimiento porque tienen menos piezas, incluyendo las que suponen la mayoría de las averías actuales, como radiadores, tubos de escape y silenciadores, bombas de agua o combustible, cajas de cambio, etc.

Por otra parte, la mayoría de coches autónomos no serán propiedad de personas individuales, sino que pertenecerán a flotas y tendrán sus propios servicios de mantenimiento.

Las autoescuelas se quedarán sin negocio

Actualmente ya hay una reducción en el número de alumnos para obtener el permiso de conducir, porque los más jóvenes no ven el coche como algo imprescindible, gracias a las muchas opciones de transporte público que están apareciendo.

  • Patinetes y bicicletas eléctricas para desplazamientos cortos
  • Uber, Cabify, etc. para desplazamientos más largos por la ciudad
  • BlaBlaCar y similares para viajes entre ciudades .

Esta tendencia se irá agudizando conforme aumenten los vehículos autónomos en circulación

Problemas financieros para la administración

Según se popularicen los coches autónomos (eléctricos en su mayoría), irá disminuyendo la recaudación de impuestos a los combustibles por su menor consumo.

A esto se sumará que los vehículos autónomos siempre cumplirán las normas las normas de velocidad, aparcamiento, etc. y además no consumen alcohol, con lo cual la recaudación por multas disminuirá conforme aumente el número es ellos.

Las ciudades dejarán de tener ingresos por aparcar en zonas especiales porque los coches estarán casi siempre en movimiento. Durante el día transportarán personas y, seguramente, por la noche se dediquen al reparto de mercancías.

Redefinición del uso del espacio público

Con menos coches en propiedad y un mayor tiempo de uso no serán necesarios los aparcamientos subterráneos o los de los centros comerciales, que cambiarán de función.

También quedará un enorme espacio disponible en las calles, ahora ocupado por los coches aparcados, que podrá dedicarse a espacio peatonal o a carriles específicos para bicicletas u otros vehículos.

En conclusión

El transporte está evolucionando como no lo ha hecho en cien años, con las compañías de tecnología convertidas en nuevos actores y va a provocar toda una cascada de cambios en todos los aspectos de la vida diaria de millones de personas.

Habrá más consecuencias en distintos sectores que las expuestas aquí y es de esperar que los gobiernos y administraciones tomen las medidas necesarias para que está transición tenga lugar de forma gradual, amortiguando el impacto sobre los ciudadanos, que en muchos casos verán peligrar o desaparecer su medio de vida.

El reto es importante, porque solo en España el sector del automóvil (fabricación) supone el 10% del PIB, con 300.000 puestos de trabajo directos y hasta 2 millones indirectos [11]. A esto habría que sumar los empleados de talleres, gasolineras, recambios, etc.

Referencias

  1. Pedido de Waymo
  2. Pedido Uber
  3. Mercedes EE.UU.
  4. Mercedes China
  5. Toyota JJ.OO.
  6. Ford prueba en Washington
  7. Vehículos autónomos en China
  8. Vehículos autónomos en Rusia
  9. Aurora
  10. Nuro
  11. Sector del automóvil España